Esta vez es el turno de hablar de Menorca. Se trata de la segunda isla en lo que a tamaño se refiere del archipielago, además de ser la más oriental. Con un clima mediterrano, Menorca se antoja como un lugar propicio para el turismo extranjero. Pero además, es un destino muy frecuentado por turistas españoles que quieren disfrutar de un relajado viaje.

Calas en Menorca

Para cualquier turista de Menorca es indispensable ver por lo menos algunas de sus calas. Aquí tienes algunas recomendaciones. En primer lugar te presentamos Cala Pregonda. Situada al sur de la ciudad, presenta características distintas al resto de calas de la zona, siendo su atributo principal el color rojizo de la arena. Su principal contra es la lejanía, ya que únicamente se encuentra próxima de Fornells. También situada en la zona Sur, está la Cala Mitjana. Se encuentra próxima a Ciudadella y sus principales atributos son un increible agua azul y una buena accesibilidad. Por último te recomendamos la Cala Macarelleta. Situada al lado de la Cala Macarella y disfrutando de su misma agua cristalina, la Cala Macarelleta tiene una peculiaridad. Se trata de una playa nudista, aunque no es necesario hacer nudismo.

Mahón y Ciudadela

Cuando hablamos de Mahón hablamos de la capital de Menorca. Situada al este de la ciudad, posee uno de los puertos naturales más prestigiosos del mundo. Además del propio puerto, otros lugares de interés para realizar visitas son la Fortaleza de la Mola o la iglesia de Santa María. Por toda la zona podrás gozar de un ambiente muy mediterráneo. Por otra parte, Ciudadela presenta el mayor número de habitantes de Menorca y es considerada como la ciudad más bonita. En ella puedes disfrutar de la Catedral de Ciudadela o de la Naveta des Tudons, que constituye el edificio más antiguo de Europa. También puedes echarle un ojo al Castillo de San Nicolás.